Archivo del sitio

¿El periodismo deportivo en crisis?

En tiempos donde el fútbol argentino retrocedió varios pasos y sigue buscando su identidad, el periodismo deportivo argentino parece estar lejos de encontrar la suya.

Hoy se está consagrando campeón Boca y el periodismo que cubre la transmisión del partido no pega una. O, peor aún, tiene falta de criterio total para evaluar acciones del juego.

Cómo es esto?: El mismo periodismo que hace 6 meses criticaba con rudeza a varios de los jugadores de Boca, hoy los califica de semi-dioses.
Luego del Gol del Burrito Rivero, hablaron de “un jugador magnífico”, “uno de los mejores del campeonato” (hace 6 meses era un desastre). De Falcioni se dijo de todo, que era “técnico de equipo chico”, que “no servía para Boca” (ahora intepreta perfecto el sentimiento de los hinchas xeneises).

El mismo periodismo que se llena los ojos con la solidez defensiva del equipo de Falcioni, es el mismo que critica cuando un equipo argentino se mete atrás y no va a buscar el partido. Entonces, muchachos, no tenemos identidad, pensamos y opinamos según sople el viento. Si el equipo gana, son todos fenómenos y si pierde son un desastre.

Un ejemplo, sólo uno: ante un remate de un jugador de Banfield, en el que Orión dio un rebote hacia el centro, la transmisión califió de héroe al arquero por tapar el remate. Si Boca estuviera perdiendo, seguramente dirían que el ex arquero de San Lorenzo, estuvo mal y que tendría que haber rechazado hacia un costado.

Señores Periodistas Deportivos: se que no son todos, pero por favor, los insto a prepararse mejor y a pensar antes de hablar.

Anuncios

Comenzó el Apertura 2011

Y un día volvió el fútbol. Volvió el fútbol?

Las últimas semanas tuvieron varios temas para discutir: la Copa América, si se iba o no el Checho Batista, el trunco torneo de 28 equipos, etc. Lo cierto es que el fútbol sigue la tónica de los últimos años; equipos grandes cada vez más chicos y equipos chicos que con un par de refuerzos se animan a pelearle a los grandes.

La prueba de este emparejamiento entre grandes y chicos es la falta de títulos de los llamados equipos grandes, los pocos jugadores que aportan a los seleccionados pero, sobretodo, el descenso de River. El descenso del club más ganador del fútbol argentino marcó el fin de una época, y hasta llevó a la AFA (y por qué no al gobierno) a replantearse el negocio del fútbol.

Pero lejos de terminar ahí, la temporada 2011-2012 arrancó con San Lorenzo, Racing y Boca muy cerca del descenso. Qué pasaría si otro grande cae?, sigue teniendo sentido este fútbol pobre?
Alguno hincha de un equipo chico dirá, “nosotros crecimos, uds son los que están mal”. Es cierto, pero tampoco es tan así, porque los equipos chicos son protagonistas en torneos cortos, donde ganando menos de 10 partidos se puede ser campeón. Una suerte de campeón del tercer mundo.

El apertura 2011 arrancó con Boca apenas empatando con Olimpo, San Lorenzo perdiendo con Lanús y Racing sólo obteniendo 1 punto contra Tigre.
Mucho tendrá que cambiar.

A %d blogueros les gusta esto: